Video Educativo – ¿Para qué sirve la historia?

Diplomado Práctica Educativa Innovadora con Tecnología Digital Integrada.
UnAD de México.
Actividad Integradora – Video educativo.
Breve reflexión sobre la utilidad de aprender historia, pensando en estudiantes de 4to. grado de educación primaria de una escuela pública del Distrito Federal con horario ampliado. El grupo toma una clase llamada TIC`s y también les fue otorgada, por la SEP, una tableta digital con contenidos previamente cargados para utilizarse en las diferentes materias del programa de estudios. Por su perfil etario, se puede considerar a éstos estudiantes como nativos digitales, en contexto sociodigital.
El video pretende sensibilizar sobre una pregunta principal -¿Para qué sirve la historia?-, utilizando para ello recursos visuales, musicales, lingüísticos, con el objeto de motivar una posible respuesta entre los alumnos.
Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La universidad en el contexto sociodigital del siglo XXI

http://prezi.com/lthogkb1a6tt/?utm_campaign=share&utm_medium=copy&rc=ex0share

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Estudiantes, estrategias y espacios para la Universidad del siglo XXI (Perazzo, Didriksson, Obando)

CONCLUSIONES

Resulta paradójico pensar que en un contexto de trabajo hacia la construcción de una verdadera sociedad del conocimiento, merced a las redes digitales, la Universidad, la escuela perderían su lugar privilegiado como centros de saber y aprendizaje. Porque, desde la perspectiva de los tres autores, la Universidad sigue siendo potenciada como el lugar en donde pueden generarse los cambios hacia, fundamentalmente, la producción y transferencia de conocimientos socialmente distribuidos.

Asimismo, se habla de contexto sociodigital de los retos, desafíos y expectativas de aprendizaje merced a las redes digitales, sin embargo, existen aspectos, los cuales, probablemente, deben ser atendidos antes de iniciar la migración hacia formas de producción de conocimiento que se beneficien de la multidisciplinariedad, pero que también sean socialmente comprometidas. En ese sentido, los recursos financieros, la reforma del currículo en educación superior, la formación docente, el desarrollo de la infraestructura que permita realmente la conectividad y vinculación de conocimientos y la organización de grupos de trabajo transdisciplinares y transregionales, son aspectos no acabados del contexto sociodigital, aunque las diversas reflexiones muestran que esa es la tendencia y quieren lograr el impulso y llamar la atención para hacerlo imperativo. Sin embargo, pienso que mientras no sea una realidad esta serie de aspectos no acabados, me temo que las acciones y los agentes que trabajan hacia la transformación de la Universidad en contexto sociodigital, como agente activo en la construcción de la sociedad de conocimiento inteligente, como lo plantea Didriksson, quedan restringidos a una minoría. Aún así, sigue siendo necesario invertir en la transformación de nuestra práctica educativa, desde nuestro reducto, como profesionales de la educación (o aspirantes a ello), “desde la teoría y la práctica que se acompañan y enriquecen el proceso, para responder, para ser aptos”, en el corto plazo, a los retos que nos plantea el contexto sociodigital.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La práctica educativa en educación superior ante las transformaciones del contexto sociodigital. (Herrera, Parra/Bauman/Lèvy)

Mapa mental

“Mi práctica educativa – La enseñanza de la historia”

Lucia_Esquivel_grupo241_actividad1

Publicado en Mapa mental | Etiquetado | Deja un comentario

Prototípico

PROTOTÍPICO 1

El bajo rendimiento escolar en el aprendizaje de la materia de historia (lo mismo que para matemáticas), parece ser la piedra en el zapato, del sistema educativo nacional. Escuchando opiniones al respecto, resulta que los alumnos se encuentran del todo apáticos por mejorar su desempeño en esta materia. Entre el cúmulo de información vertido en los libros y la memorización de nombres, fechas y acontecimientos, en la cima de esta lista de obstáculos se encuentra el poco interés del docente por preparar su clase, pero más aún por lograr un aprendizaje significativo en sus alumnos. ¿A quién le interesa enseñar la historia?, ¿para qué sirve aprender historia?

Diversos factores influye e impactan en los magros resultados para esta materia, claro, esto desde la perspectiva de mi poca experiencia. La falta de formación e información de los maestros sobre los contenidos de historia a impartir, pero de hecho, de la historia como disciplina científica; el poco interés por innovar en la clase, privilegiando prácticas y costumbres de otros tiempos, poco estimulantes, quizás apresuradas también, por el poco tiempo para preparar lo que se expondrá. Aún los libros de texto, perfectibles en sus contenidos, son tomados a pie juntillas y sin supervisión. Por ejemplo, al revisar la resolución de los ejercicios y actividades para cada bloque, se puede apreciar el poco interés del maestro por lograr una mejora en el aprendizaje, así, se toma como acertada (o simplemente se palomea) la respuesta: “siglo XV” a la pregunta sobre ¿en qué siglo se ubica el año de 1521? Y aun considerando lo anterior, los alumnos se muestran interesados en la materia, cuando se les presenta un clase diferente, con ánimo, visualmente atractiva, con preguntas a la historia, partiendo del contraste con la propia vida y la realidad circundante, una clase que los involucre como participantes activos, como arquitectos de su propia historia: “Tenemos necesidad de la historia para vivir y obrar, y no para desviarnos cómodamente de la acción”.[1]

Si el docente no está comprometido en colocar al alumno en el centro del proceso para lograr un aprendizaje significativo en la materia de historia, entonces los pobres resultados seguirán presentándose. En ese sentido, pienso que en el planteamiento de mi problema prototípico debo atender a los procesos didácticos, precisamente, porque permiten enfatizar el desempeño del docente (primer aspecto a considerar en el planteamiento) y al alumno (visto de manera integral y no sólo como oyente-receptor), vinculados con otros aspectos que complejizan su comprensión, a saber: “los contenidos de aprendizaje, los objetivos de enseñanza, las estrategias didácticas, el modelo educativo, los contextos institucional, familiar, social, etc”.[2] Esto me permitirá trabajar sobre el objeto de mi interés: el logro de un aprendizaje significativo por parte del alumno. Es desde este aspecto del proceso educativo, donde alcanzo a visualizar la innovación en mi práctica docente.

[1] Flores Hernández, Rafael, Reseña, “Enrique Florescano: La función social de la historia. México, Fondo de Cultura Económica, 2012”. [En línea] http://palabradeclio.blogspot.mx/2012/11/resena-enrique-florescanola-funcion.html. [Consultado en 11 de octubre de 2014, 4:37pm.]

[2] Sánchez Puentes, Ricardo, “Didáctica de la problematización en el campo científico de la educación”, en Perfiles Educativos, n. 61, 1993, pp. 64-78.

Publicado en Prototípico | Etiquetado | Deja un comentario

Presentación

Explorar y explotar las posibilidades del blog como una herramienta para la generación y distribución de información entre los interesados en la historia del siglo XIX mexicano. A partir de la publicación de textos y enlaces semanales, se propone abrir un espacio de conocimiento, reflexión y crítica sobre los diversos aspectos y temas involucrados en el estudio de este periodo decimonónico

Publicado en Presentación | Etiquetado | Deja un comentario

Propósito del blog

Ofrecer una herramienta de conocimiento y aprendizaje a los interesados en la historia del siglo XIX mexicano.

Publicado en Propósito del blog | Etiquetado | Deja un comentario